fbpx
qué especialidad estudiar

Qué especialidad estudiar

Por qué es importante tomar una buena decisión:

En la nota anterior, hablamos sobre como la decisión de estudiar una especialidad resulta complicada, qué especialidad elegir lo es aún más. Se podría pensar que dichas decisiones van de la mano, sin embargo, no siempre es así. Especialmente bajo la normativa actual del concurso que solo permite elegir una especialidad por aspirante. Es así que una decisión inadecuada o tomada sin entera certeza, conlleva a corto o largo plazo diferentes consecuencias. Desde inquietud y ansiedad que dificulta el proceso de preparación para el examen. Hasta la deserción una vez que se consigue una plaza. De manera que lo que parece una elección sencilla, tiene repercusión en toda nuestra vida.

Para tomar la mejor decisión basta con conocerse a sí mismo

Con un mundo de especialidades a elegir, cada una muy compleja y particular. Sin la oportunidad de tomar rotaciones en cada uno de los campos en los cortos años de vida universitaria resulta qué especialidad estudiar. Uno de los puntos más importantes a considerar en esta encrucijada son los gustos personales. Pero con las dificultades de la vida moderna y la complejidad de la vida adulta. Elegir una especialidad basándonos en lo que más nos apasiona se queda corto.

Hay muchos otros puntos clave a considerar para tomar una buena decisión. Tales como las aspiraciones económicas y el campo laboral, el estilo de vida y valores adoptados, las competencias que cada área requiere (habilidad clínica, quirúrgica, estadística, psicoafectiva, etc), las posibilidades de subespecialización, el tiempo y dedicación que se requiere invertir, los riesgos laborales, entre muchos otros factores. Por lo tanto, una manera de estructurar nuestros pensamientos y descubrir nuestra vocación consiste en la realizar una autocrítica profunda. Analizar nuestros deseos, planes a futuro tanto en la vida laboral como personal, las necesidades económicas, los valores y convicciones personales, las habilidades, los defectos, la condición física y emocional, en pocas palabras, conocerse a sí mismo nos da la oportunidad de cotejar ventajas y desventajas y encontrar la especialidad más acorde a cada uno.

Que el miedo no te detenga

Finalmente, cabe resaltar que las decisiones jamás deben de tomarse sustentadas en el miedo. Es cierto que ciertas especialidades resultan más desafiantes que otras y se presentan con múltiples retos que más allá de aprobar el Examen de aspirantes, parecen imposibles de superar. Sin embargo, antes de cambiar de dirección por temor e inseguridad vale la pela detenerse y recordar años atrás cuando tomamos la decisión de ser médicos. Una decisión que sin duda para muchos de nosotros representó un momento de duelo y de verdadera valentía.

Cada año en la facultad significó una victoria sobre el temor de no poder alcanzar la meta y poco a poco llegamos hasta  un punto en el que nos enfrentamos a algo aún más grandioso. Dejarse vencer por el miedo sería perder una batalla que ni si quiera ha comenzado.

Elegir qué especialidad estudiar es materializar un sueño, definir una meta y por lo tanto encontrar la motivación para alcanzarla, conoce cada aspecto de ti mismo y de la vida que quieres a futuro para tomar la decisión adecuada, pero sobre todo, si tienes miedo no te dejes vencer, enfréntalo como lo has hecho año tras año y pronto cumplirás tu objetivo.

Si quieres saber más puedes estudiar en esta liga dónde yo me preparé: Curso Dr. Prieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¡Comparte!

Follow by Email
Facebook
Instagram