fbpx
Uno de los retos más grandes de ser médico

Uno de los retos más grandes de ser médico

La Medicina es una profesión llena de complejidad. A diferencias de otras ramas profesionales, las posibilidades académicas y laborales de los galenos son muy variadas. Puede resultar exorbitante al llegar a los últimos años de la carrera, decidir qué rumbo tomar. Pareciera que en cierto momento la única opción viable para el desarrollo pleno de la medicina es ser especialista. Nos obsesionamos con dicha idea, sin cotejar años de estudio, trabajo y recursos económicos invertidos, nuestros más profundos deseos y expectativas tanto en el ámbito profesional como en la vida personal. Es por eso que uno de los retos más grandes de ser médico es decidir estudiar una especialidad.

La Primera Experiencia como médico

El internado de pregrado es una de las etapas más importantes en la vida del médico. Un paso primordial para elegir la especialidad o el camino a seguir como profesionistas. A lo largo de un año el estudiante de medicina experimenta la dicha y el infortunio de la medicina. Cursa por las áreas troncales en los 3 niveles de atención y emprende el ejercicio de la medicina al poner en práctica los conocimientos recabados en los años previos y al desarrollar todo tipo de habilidades desde clínicas, quirúrgicas, administrativas, etc.

En esta etapa el estudiante contrasta el campo teórico de la ciencia médica con la realidad. Es entonces cuando nos damos cuenta de que ser médico no solo implica estudiar duro si no enfrentar las adversidades del sistema de salud, trabajar con recursos insuficientes, atender a todo tipo de pacientes con diferentes culturas y niveles socioeconómicos, remitirse a un sistema de jerarquías en la posición menos ventajosa. En general el médico interno debe hacer de todo con la mejor actitud y sin protesta, a fin de sostener la frágil estructura hospitalaria de las instituciones.

No todo es malo

Sin embargo, no todo es gris en el internado de pregrado. Como ya se ha mencionado, la medicina es una ciencia multidisciplinaria y llena de posibilidades, y realmente nunca más en la vida el médico tendrá una mejor oportunidad para experimentar de primera mano todo lo que ofrece la medicina. Si bien es imposible recorrer todos los cursos en solo un año. Generalmente los médicos internos rotan por los servicios troncales tales como Ginecología, Pediatría, Medicina Interna, Cirugía General, Urgéncias Médicoquirurgicas. Incluso se tienen contactos de primer nivel en Medicina Familiar o la consulta externa.

De dichas áreas se desprenden múltiples subespecialidades y se tiene contacto con especialidades menos conocidas pero igual de importantes como la Anatomía patológica, la Epidemiología, entre muchas otras. Incluso en ciertos hospitales se tiene la posibilidad de hacer rotaciones al extranjero. Todo constituye enriquecimiento para el estudiante que puede desarrollar y descubrir destrezas, fortalezas y debilidades. Así puede orientar sus metas a las áreas que más se disfrutó o que resultaran más ventajosas.

Es por eso que considero que tomar una decisión sobre que ser especialista en la etapa de estudiante es demasiado aventurado. Solo después de cursar el internado de pregrado podemos tomar una decisión acertada y triunfar en uno de los retos más grandes de ser médico.

Hay un mundo de oportunidades

Es importante considerar que la especialidad médica no es la única alternativa para el ejercicio de la profesió. Antes de tomar la decisión de prepararse para una especialidad es importante valorar el panorama completo de oportunidades para médicos generales. Si bien se espera que la mayoría de las ofertas laborales sean poco gratificantes como los consultorios de farmacias, con un buen curriculum y con dedicación se pueden encontrar buenas alternativas.

La importancia de la medicina general

Nunca se debe de demeritar la Medicina General. Una buena formación universitaria asegura que un médico general sea capaz de desenvolverse en casi cualquier campo. Desde consulta de primer nivel en consultorios particulares o en instituciones de salud, atención a los trabajadores de diferentes empresas e industrias, asistencia en procedimientos quirúrgicos y ginecoobstetricos o atención en el área de urgencias y hospitalización de diferentes clínicas y hospitales. Sin olvidar el trabajo de investigación, estudios de posgrado, docencia y múltiples áreas académicas que son postergadas o descartadas por el afán de ser especialista.

Es así que la decisión de convertirse en especialista no resulta fácil. Es importante definir los objetivos vida, gustos, necesidades, aptitudes, fortalezas y debilidades al llegar al final de la vida universitaria. Con tal aterrizaje a la realidad se adquiere la confianza y determinación que se requiere para superar uno de los retos más grandes de ser médico.

Te invito a seguir estas notas para mejorar tu preparación para el ENARM y si deseas encontrar más recursos para prepararse para el ENARM, puedes entrar a la siguiente liga: https://www.proedumed.com.mx/?gclid=Cj0KCQiAiZPvBRDZARIsAORkq7c9gcu44zz6njR-sTyYhOZrCzJ-4lGdVfy7ih3PJdTMl5ssxzFfPSgaAnjeEALw_wcB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¡Comparte!

Follow by Email
Facebook
Instagram